La Fiscalidad de los Planes de Pensiones y Seguros de Ahorro

Es un hecho, el gasto en las pensiones públicas difícilmente se podrá mantener el mismo nivel en el medio y largo plazo.

Las previsiones indican que en el año 2050 habrá 1 pensionista por cada dos trabajadores en activo, inviable. Complementar la pensión pública con el ahorro privado es una necesidad para todos aquello que han nacido en los 60 y los 70.

En el momento de elegir la herramienta de ahorra, dos de los principales factores son la rentabilidad y la fiscalidad en otros muchos. Aquí os dejo una muestra de tres de los principales productos que existen en el mercado actualmente :

PIAS: El objetivo es obtener una renta vitalicia y  sus rendimientos están exentos del pago de impuestos al 100% cumpliendo 2 requisitos. El primero tenerlo como mínimo 5 años desde la primera aportación y no superar el límite de 8.000 euros al año y 240.000 en todo el periodo.

Asimismo, al ser una renta vitalicia, el cobro del capital puede llegar a tener una exención de hasta el 92%.

Plan de pensiones: Las aportaciones anuales hasta un máximo de 8.000 euros son deducibles de la Declaración de Renta pero en el momento del vencimiento ó rescate todo tributa como rentas del trabajo. En este punto es muy importante planificar y estudiar fiscalmente como se produce el rescate ya que puede afectarnos de forma muy grave a nuestro bolsillo.

SIALP: Regulado recientemente, esta herramienta queda exenta de tributación de los rendimientos obtenidos cumpliendo 2 requisitos, mantener la inversión un mínimo de 5 años y no superar los 5.000 euros por persona y año.

La base de estos tres productos es un contrato de SEGURO, tanto los comercializados directamente por las compañías aseguradoras, como los comercializados por las entidades bancarias.

Somos expertos en seguros. Consúltanos

Si te gusto el artículo, comparte-lo Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comments are closed.